3. El modelo de organización

3. El modelo de organización

El modelo organizativo de la orientación

En 1977 se crean los Servicios de Orientación Escolar y Vocacional (SOEV). El marco legal de la orientación va configurándose en una serie de documentos de la Reforma, y en todos ellos se pone de manifiesto que la orientación es una actividad profesional que contribuye a la calidad y mejora de la enseñanza. La orientación se concibe, pues, totalmente integrada en proceso educativo. Se contemplan tres niveles de acción: la Acción Tutorial, el Departamento de Orientación y los Equipos de Apoyo Externo.

Análisis del modelo LOGSE

Devonn 

Destaca el hecho de considerar a la orientación como un proceso continuado a lo largo de toda la escolaridad. El alumno ha dejado de ser el único usuario de los beneficios de la labor orientadora y ya se pueden ir añadiendo al entramado profesores, familia y contexto. La acción orientadora apuesta por un planteamiento curricular constructivista. La orientación así entendida responde a un planteamiento integrador y a la exigencia de que el orientador es un profesional de la ayuda, que ha de demostrar tener un perfil colaborativo con otras personas significativas en los procesos de intervención y que debe tener muy buena formación psicopedagógica.

En cuanto a la función tutorial, simplemente señalar que:

  1. No aparece bien definido el modelo tutorial en el centro.
  2. La motivación y la actitud para asumir plenamente la acción tutorial es bastante escasa.
  3. Tanto la formación inicial como la formación permanente en el tema de la tutoría es escasísima.
  4. El convencimiento generalizado entre los profesores de la escasa utilidad de esta actividad.
  5. La ayuda y coordinación que se presta a los programas tutoriales desde el propio centro (Departamentos de Orientación), así como fuera del mismo (Equipos de Apoyo Externo) sigue siendo escasa.Devonn

En cuanto a los Departamentos de Orientación, encontramos que:

  1. Las funciones están formuladas con tanta generalidad y ambigüedad que se hace difícil interpretar a qué modelos de intervención recurren para llevarlas a cabo.
  2. Existen dificultades en vertebrar sus funciones para evitar interferencias o solapamientos con los otros niveles de intervención (Tutoría-Departamento-Equipo Externo).
  3. Los miembros del Departamento no disponen del tiempo suficiente para coordinarse.
  4. Su dependencia con respecto a la jefatura de estudios acarrea problemas en sus competencias.

En cuanto a los Equipos de Sector:

Yaestudio

  1. Se encuentran en fase de reestructuración permanente.
  2. Sus funciones, competencias y actividades son muy amplias.
  3. La complejidad de funciones se une a la limitada composición del equipo.
  4. Con frecuencia se producen conflictos de competencias y de superposición de funciones con otros servicios de la comunidad.
  5. Su horario no es el más adecuado si quieren asumir las funciones referidas a la comunidad.

En el contexto europeo

Se concibe la orientación como un proceso continuo que ha de acompañar a la persona a lo largo de toda su vida, tanto en el ámbito educativo como en el laboral. Ello no obsta para que existan colectivos con especiales dificultades de inserción, que merecen, ya desde estos primeros momentos, una atención especial que no ha dejado posteriormente de reconocerse, como son: los jóvenes, las mujeres, los minusválidos, los inmigrantes y los habitantes de zonas rurales.

En una segunda etapa, desde 1971 hasta 1985, el reforzamiento de la formación profesional y de la orientación escolar y profesional, especialmente en aquellos sectores más afectados por dicha crisis de empleo.

En la tercera etapa, desde 1985 hasta finales de 1991, aspectos como el refuerzo de los servicios de orientación e información profesional, la continuación de los estudios relativos al desarrollo de la formación profesional y de los sistemas de equivalencia de diplomas y certificados y, por supuesto, la lucha contra el desempleo (en especial el de los jóvenes) son algunas de las líneas directrices de la actuación de los órganos comunitarios. Se impulsa por parte de la Comunidad Europea el estudio sobre los sistemas de orientación de los diferentes países miembros (informe Watts, Dartois y Plant, 1987, entre otros) y, a su vez, se ponen en marcha nuevos programas y acciones de educación y formación (cOMETT, ERASMUS, EUROTECNET, PETRA, etc ).

Como cuarta etapa, desde la redacción en el Consejo Europeo celebrado en Maastricht en diciembre de 1991 del Tratado de la Unión Europea con la unión política y económica y el establecimiento del mercado único que supone la libre circulación de personas y mercancías hasta nuestros días. A partir de 1995 los diferentes programas de educación y formación se integraron en dos: uno educativo (SÓCRATES) y otro formativo (LEONARDO). Los servicios de orientación van a jugar un papel importante en todo este proceso como algo ligado a las políticas de formación y empleo.

Actualmente existe a un nivel transnacional la Asociación Internacional de Orientación Escolar y Profesional (AIOEP) y se han creado recientemente el Foro Europeo de Orientación Académica (FEDORA) y la Asociación Europea de Orientación (EUROORIENTACIÓN).

4 La orientación en el contexto de la sociedad del nuevo milenio

La orientación del futuro

Indicadores para el cambio:

  1. El orientador del pasado y del presente es más un profesional que ofrece servicios directos. En el futuro el orientador tiene que ser un enlace entre las necesidades y los recursos.
  2. El orientador del pasado y del presente realiza su actividad profesional en un “sistema cerrado”. En el futuro el orientador tiene que ser un especialista en recursos comunitarios.
  3. El orientador del pasado y del presente ofrece asesoramiento individual. El orientador del futuro se centrará más en tareas de asesoramiento familiar y en pequeños grupos.
  4. El orientador del pasado y del presente es percibido como un “ex profesor” o un “extraño” al sistema. Por el contrario, el orientador del futuro deberá ser percibido como un profesor-educador más del equipo educativo.
  5. El orientador del pasado y del presente es concebido como un administrador o profesor. El orientador del futuro será percibido como administrador, profesor y orientador. Los orientadores del futuro necesitan definir su situación con más precisión, abarcando conjuntamente los tres roles: profesor, orientador y administrador (Schmidt, 1984). Como hemos visto, este rol incluirá funciones de enseñanza que se extenderán más allá de la escuela (la comunidad); trabajo con grupos, incluyendo a las familias; centrarse en temas de carácter personal, educativo y vocacional; y tratar de aspectos más técnicos como estudios de análisis de necesidades, identificación de recursos y tareas de gestión.
  6. El pasado y el presente el poder (percibido o real) es concebido como una necesidad política. En el futuro, el poder (percibido o real) tiene que ser un instrumento educativo.

El movimiento del desarrollo de la carrera

La orientación y la educación de la carrera son procesos sociopolíticos importantes en los planes, políticas y legislación de un país preocupado por los problemas educativos.

Carrera

La “carrera” de casi todas las personas comienza no más tarde de sus primeros años escolares y continúa hasta los años de retiro. También incluye aquellas decisiones tomadas con respecto al lugar que uno elige para vivir, los valores de trabajo que uno decide adoptar, el tipo/cantidad de educación que uno está preparado para realizar y el tipo de estilo de vida que la persona elige adoptar.

Desarrollo de la carrera

La constelación total de factores psicológicos, sociológicos, educativos, físicos, económicos y fortuitos que se combinan para conformar la carrera de un individuo en su ciclo o desarrollo vital.

Asesoramiento (counseling) de la carrera

Relación individual o en pequeños grupos entre un cliente y un orientador con la finalidad de ayudar al cliente a integrar la comprensión de sí mismo y su entorno para realizar las decisiones y los ajustes profesionales más apropiados.

Orientación (guidance) de la carrera

Aquellas actividades y programas que ayudan a los individuos a asimilar e integrar conocimientos, experiencias y apreciaciones relacionadas para:

  1. La comprensión de uno mismo, que incluye la relación de una persona con sus propias características y percepciones, con los demás y con el entorno.
  2. La comprensión del mundo del trabajo y de los factores que afectan a sus cambios permanentes, incluyendo actitudes y disciplina del trabajador.
  3. La conciencia del papel que juega el ocio o tiempo libre en la vida de una persona.
  4. La comprensión de múltiples factores que se tienen que considerar en la planificación de la carrera.
  5. La comprensión de la información y de las habilidades necesarias para lograr la autorrealización en el trabajo y en el tiempo libre.
  6. Aprender y aplicar los procesos de toma de decisión.

Educación de la carrera

Adquirir y utilizar el conocimiento, las habilidades y las actitudes necesarias para que cada cual haga del trabajo una parte significativa, productiva y satisfactoria de su forma de vivir.

La orientación multicultural

La diversidad cultural en las organizaciones

Modelo de Sue (1991):

El modelo se basa en una matriz 3 x 3 x 3 que analiza:

  1. Los niveles funcionales de una organización (incorporación, retención y promoción);
  2. Las barreras u obstáculos para el cambio multicultural (diferencias, discriminación y factores sistémicos), y
  3. Las formas de incorporar competencias multiculturales en las organizaciones (creencias/actitudes, conocimientos y habilidades).

La orientación multicultural es la facilitación del desarrollo humano a través de la comprensión y reconocimiento de las diversidades curriculares con respecto a variables lingüísticas, de valores, éticas, morales y raciales.

Estrategias para incrementar la sensibilidad de los estudiantes y de los padres hacia las personas de culturas diversas y mejorar así el entorno escolar y comunitario:

  • Realizar autoexámenes de los valores, actitudes y creencias personales hacia la diversidad cultural.
  • Mantener el conocimiento de los conceptos y técnicas adecuadas mediante una biblioteca actualizada sobre información cultural.
  • Fomentar el interés de los estudiantes de diversas culturas hacia aquellas carreras que les han sido tradicionalmente vetadas.
  • Valorar los materiales utilizados en los grupos de sensibilización.
  • Ofertar seminarios de formación educativa a profesores y padres en reuniones comunitarias.
  • Proporcionar un listado de recursos de servicios de apoyo educativos y comunitarios para satisfacer las necesidades culturales y socioeconómicas de los estudiantes y sus familias.
  • Realizar experiencias con grupos reducidos de estudiantes para mejorar la autoestima y la propia conciencia cultural.
  • Llevar a cabo actividades en la clase que fomenten la aceptación y el reconocimiento de las diversidades culturales.
  • Trabajar con la comunidad en la identificación de las diversidades culturales e intervenir en el diseño de programas comunitarios que fomenten la aceptación del hecho cultural por parte de la población en general.

Valorar la diversidad en las escuelas: el rol del orientador

El orientador juega un papel clave con competencias especiales. Tiene que tener un conocimiento de los antecedentes culturales de todos los alumnos especialmente de aquellos que pertenecen a culturas minoritarias y tienen, por tanto, necesidades especiales. Evalúa esas necesidades de forma precisa y hace una interpretación de las mismas para que sean conocidas por los profesores.

Otra importante responsabilidad del orientador es evaluar el clima cultural de la escuela y trabajar con otros miembros del equipo docente (padres, agentes comunitarios, etc.) para que ese clima escolar sea más estimulante y compensador en las tareas de aprendizaje de todos los estudiantes.

El estudio de la cultura, o más estrictamente, los determinantes culturales del desarrollo humano y el contexto social y político de la orientación tienen que ocupar una posición clave en los programas de formación del orientador.

La orientación y los estilos de aprendizaje

El proceso de aprendizaje

La principal misión del orientador consiste en ayudar a los estudiantes a descubrir la “aventura” del aprendizaje, el hecho apasionante de aprender, centrándose en aquellas áreas que le son propias: como autoconcepto, independencia, locus de control, actitudes hacia la escuela, etc.

El diagnóstico del estilo de aprendizaje es una de las claves para comprender el aprendizaje de un estudiante.

Definición de estilo de aprendizaje

“Estilos de aprendizaje” formado por factores psicológicos, afectivos y cognitivos característicos que sirven como indicadores relativamente estables de cómo un sujeto en disposición de aprender percibe, interactúa y responde al entorno de aprendizaje.

Modelos de estilos de aprendizaje

  1. – Dimensiones de la personalidad

Influencias de la personalidad original de cada sujeto en los enfoques o modos preferidos para adquirir e integrar la información.

Dependencia/independencia de campo

Extroversión (interacción con las personas) vs. introversión (mundo interior de ideas y conceptos).

Sensación (modos realistas y concretos de percepción) vs. intuición (obtener significado desde la experiencia).

Pensar (sacar conclusiones basadas en un orden lógico) vs. sentir (tomar decisiones basadas en valores personales).

Juzgar (planificar y controlar sucesos) vs. percepción (reaccionar a sucesos de forma espontánea).

  1. – Procesar la información

Es el enfoque intelectual preferido del individuo para asimilar la información.

a) Los divergentes perciben la información  de   forma   concreta   y  la procesan reflexivamente.

b) Los convergentes perciben la información de   forma    abstracta y  la procesan reflexivamente.

c) Los asimiladores perciben la información de   forma   abstracta y  la procesan activamente.

d) Los acomodadores perciben la información de forma concreta y la procesan activamente.

3.- La interacción social

  1. Los independientes
  2. Los dependientes
  3. Los colaboradores
  4. Los competitivos
  5. Los participantes
  6. Los evasivos

P

Prevalencia: En general, las tasas de prevalencia de los problemas infantiles se estima que van del 14 al 22 por 100.

Psicopatología/normalidad: El estado de un niño se considera como un trastorno sólo si: 1) provoca un deterioro o una privación de beneficios al niño, teniendo en cuenta las normas sociales, y 2) es consecuencia del fallo de algún mecanismo interno para realizar su función natural.

Garber (1984) distingue cuatro parámetros críticos a la hora de considerar si un determinado comportamiento será etiquetado como desviado en relación a aspectos evolutivos propios de una etapa determinada: 1) la intensidad, que se refiere a si la magnitud del comportamiento es excesiva o deficiente; 2) la frecuencia, que se refiere a la gravedad de la conducta problema o a cómo de a menudo ocurre o deja de ocurrir; 3) la duración, que se refiere a si las dificultades son transitorias y remiten de forma espontánea o si persisten a lo largo del tiempo; y 4) el número de síntomas diferentes y su configuración.