4. La familia como miembro del equipo escolar

4. La familia como miembro del equipo escolar

A. Conceptos

Es un factor importante para el éxito porque la familia puede aportar informaciónesencial para elaborar un plan de intervención, ayuda a los padres a mejorar laatención a sus hijos y a incorporar las estrategias de intervención en las rutinasdiarias del niño y la familia, aumenta la consistencia en la intervención, y los padrespueden proporcionar horas adicionales de enseñanza. También ayuda al niño aalcanzar un mayor mantenimiento y generalización de habilidades, a mejorar lainteracción entre los padres y su hijo o hija, aumenta la satisfacción y puedereducir los niveles de estrés de los padres. […] Su participación como miembrosdel equipo educativo asegura que los resultados, metas y estrategias másimportantes para la familia se incorporan en la intervención. (Torró y García, 2007).

Corrales et al. (2001) establece que la familia funcional es el espacio natural formado porpersonas unidas a través de un vínculo de tipo afectivo y emocional, en el que puede existir unparentesco o no, formando así el principal marco de referencia y socialización del individuo.

Se entiende por tanto, que no existe un único concepto de unidad familiar ya que la sociedadestablecida es plural y multicultural, por lo que las opciones son variadas y validas.

– La siguiente concepción de familia está basada en “un agrupamiento nuclear compuestopor un hombre y una mujer más los hijos tenidos en común, todos bajo el mismotecho.” (Molina, Y., 2011, p.1)

– Pérez Serrano, G. (1998) afirma que la familia es “la unidad fundamental y primariadonde el ser humano se va haciendo persona, es la primera escuela donde descubre lasformas básicas de la vida social y en la que aprende a relacionarse con el otro”. (p.7)

Sin embargo, un año después, ofrecerá una nueva descripción matizada, que complete laanterior: “La familia es la institución en la que el ser humano encuentra lasposibilidades de desarrollo y perfeccionamiento masintimo y profundo. Se estáproduciendo entre padres e hijos una reciprocidad de acciones en demanda deprestaciones y apoyo”. (Perez Serrano, G., 1999, p. 82)

– Atendiendo a su criterio, Alberdi, L. (1999) enuncia el siguiente dictamen: “La familiaestá formada por dos o más personas unidas por el afecto, el matrimonio o la filiación,que viven juntos, ponen sus recursos económicos en común y consumen conjuntamenteuna serie de bienes en su vida cotidiana” .

– Quintero Velásquez, A. M. (2007) señala que la familia es un grupo primario,caracterizado por la unión de sus miembros mediante vínculos sanguíneos, jurídicos yalianzas establecidas por los miembros que la integran, creándose así relaciones dedependencia y solidaridad.

– Por último, Torres, L., Ortega, P., Garrido, A. y Reyes, A. (2008), definen la familiacomo “un sistema de interrelación biopsicosocial que media entre el individuo y lasociedad y se encuentra integrada por un número variable de individuos, unidos porvínculos de consanguinidad, unión, matrimonio o adopción”.

Los cambios producidos en la sociedad han dado lugar a nuevos roles familiares. Lo cierto esque la familia es el núcleo principal, por tanto, va a ejercer una influencia importante sobre elindividuo en todos los ámbitos de su desarrollo, desde el físico hasta el emocional, pasando porel social.

A continuación, se resumen las funciones de la familia, a grandes rasgos, en cinco apartadosprincipales

  1. Cubrir necesidades básicas ligadas al afecto, la seguridad y el cuidado personal: Se tratade aspectos fundamentales como alimentación, salud, protección, afecto …
  2. Colaborar en la construcción de una identidad personal y una realización plena,brindando un ambiente en el que poder desarrollarse de forma coherente y estable.
  3. Ofrecer un sentimiento de seguridad y confianza ya que la familia es el primer yprincipal centro de afectividad y convivencia. Alienta y ayuda a conseguir un desarrollouniforme y equilibrado.
  4. Posibilitar la identidad y la cohesión del sistema.
  5. Contribuir a la socialización de los miembros que forman parte de ella, instruyéndolosen conductas y comportamientos adaptados a las reglas sociales.

 

B. Principios de participación Escuela-Familia

El objetivo principal es cubrir las necesidades educativas especiales del alumnado, por ello esfundamental conocer los ambientes y las circunstancias en las que se desarrolla con el fin decomenzar un procedimiento que permita una mejor y mayor comunicación e intervención entrelos dos pilares fundamentales: la familia y la escuela.

Para poder llevar a cabo una relación saludable, cercana y de gran riqueza para el estudiante, esnecesario tratar determinados principios básicos de participación

Precocidad en la atención y diagnóstico: Es importante conocer con antelación losdéficits que presenta el alumnado a fin de establecer unas mejores pautas de actuacióny asumir la situación a la que se enfrenta la familia.

– Desculpabilizar: Aceptar al hijo/a es una tarea que implica que los padres y madreseliminen todo rastro de culpa.

– Conocer: Entender y comprender la situación desde un punto de vista profesional, buscando uniformidad y consejo, como parte fundamental a la hora de acatar y emplearciertas normas.

– Informar: Contar con información verídica, de carácter realista a través de la cual sepueda iniciar diálogos y reuniones con el fin de tratar temáticas necesarias de cara a serempleadas en trabajos que exijan coordinación, diversas perspectivas y objetivosdiferenciados.

– Ofrecer ayuda realista: Delimitar la realidad acerca de la discapacidad es primordial a lahora de aceptar apoyos que sean sensatos y cabales con la situación. Es imprescindibleactuar atendiendo a las posibilidades reales.

– Apoyar: Los familiares precisan de un guía que les marque el camino a seguir y lesayude a enfrentarse a los problemas y situaciones cotidianas. Lo que buscan sonpatrones de intervención ante circunstancias limites que puedan tener lugar.

– Normalizar: La meta es conseguir que la situación se estabilice, obteniendo una armoníatotal, posibilitando que todos los miembros acepten la situación y convivan entre ellos.

-Implicar: Comprometerse de manera que se enseñe y se posibiliten ciertos modelos deactuación hacia las familias, involucrándoles en una participación activa, lo cualconlleva una implicación necesaria para dejar actuar a su hijo/a y que puedadesarrollarse acorde a sus necesidades.

– Potenciar la participación y estimular el cambio de actitud: La colaboración y laaceptación de responsabilidad es fundamental para conocer el significado decolaboración. Para ello, se realizan pactos y actuaciones.

– Aprovechar los múltiples entornos y sus posibilidades: Alentar y aprovechar situacionescotidianas en las que el escolar pueda comunicarse y enfrentarse al contexto en el que sedesarrolla. Consiste en que el adulto interactúe con el estudiante a través del lenguaje,los juegos, la comunicación no verbal, logrando una estimulación. Se conseguirámejorar la situación, obteniendo una mayor agilidad.

– Adaptar y adecuar: Cada núcleo familiar precisa de una atención individualizada,acorde a sus necesidades. Es fundamental ofrecer asesoramiento e información de caraa normalizar la situación consiguiendo la aceptación necesaria. En fases posteriores,tendrá lugar un seguimiento en el que se profundice en la independencia de loscuidadores no profesionales.

– Ofertar y desmitificar técnicas y estrategias: Se basa principalmente en el crecimientopersonal de los allegados y en una mejora de la calidad de las interacciones familiares.

Además, se tratará de reforzar actividades de carácter cotidiano para ofrecer unaeducación de calidad.

– Guardar el equilibrio: Se aconseja a los familiares que actúen de manera realista. Esimprescindible mantener el equilibrio adecuado entre la enseñanza y la experiencia. Elprofesional debe saber informar correctamente, con sentido común, haciendo participesa las familias, pero llevando a cabo un distanciamiento adecuado.

– Estar atentos a todo: Planear con antelación todas las entrevistas y las citas que se van arealizar con el fin de que éstas estén bien planificadas y pensadas, evitando que seandirectivas o dirigidas.

4. La familia como miembro del equipo escolar

C. Intervenciones basadas en el modelo centrado en la familia

El Modelo Centrado en la Familia tiene como objetivo principal capacitar a la familia atendiendo a sus singularidades, partiendo de sus fortalezas y confiando en sus elecciones. Todas las familias tienen fortalezas y el énfasis debe ponerse en resaltarlas.

A lo largo de la historia las prácticas profesionales en el ámbito de la discapacidad han estado centradas en dos aspectos principales; primero en el niño y segundo en sus déficits. Desde esta perspectiva, numerosos programas de intervención han centrado sus prácticas en “capacitar “ al niño/a intentando suplir sus carencias.

El Modelo Centrado en la Familia para niños/as con Autismo supone grandes avances en la mejora de la calidad de vida familiar e individual del niño/a porque tiene presente el contexto de aprendizaje, la familia y su estructura y las necesidades que presentan.

Robin McWilliam es el creador del programa de intervención temprana en contextos naturales y basado en rutinas para niños/as con diversidad funcional. Su programa de capacitación familiar tiene una gran repercusión en Estados Unidos y en otros países (Nueva Zelanda, Portugal,) y tiene su origen en el Modelo Centrado en la Familia.

La filosofía del Modelo Centrado en la Familia difiere mucho del modelo aún presente en nuestro país, basado en un enfoque clínico.

El éxito de los programas en niños/as con Trastorno del Espectro Autista no reside en la cantidad de horas que recibe en un contexto estructurado y clínico, sino en recibir el mayor número de oportunidades de aprendizaje durante todo su desarrollo y que dichos aprendizajes sean funcionales y significativos. Esto se consigue con un programa cuyo centro de intervención no sea el niño sino la familia, donde a partir de la capacitación familiar, ellos puedan proporcionar diariamente oportunidades de aprendizaje a sus hijos/as. Es decir, basado en el Modelo Centrado en la Familia.

“Este modelo está enfocado en los aprendizajes funcionales de los niños, es decir, en las habilidades que emplean para participar de manera significativa en su casa, escuela y comunidad”

Un enfoque centrado en la familia promueve la colaboración entre ésta y los profesionales, haciendo que ambaspartes trabajen unidas para tomar decisiones, planificar intervenciones y establecer objetivos. La verdaderacolaboración significa que los profesionales renuncien a parte de la autoridad que tenían tradicionalmente. Lacolaboración no puede darse si a los miembros de la familia no se les permite participar de forma equitativa enla identificación de sus fortalezas, recursos y necesidades, y en la planificación de intervenciones. Es necesarioque los miembros de la familia reciban información y opciones para que puedan tomar decisiones con fundamentoy establezcan si quieren ayuda y qué tipo de ayuda necesitan. Una comunicación regular entre los profesionalesy los miembros de la familia es pues esencial para una colaboración eficaz.

Una colaboración conjunta entre la familia y los profesionales es un proceso paulatino que se vadesarrollando a medida que ambas partes trabajan juntas. La facilidad con la que esta colaboración se desarrolledependerá de las características de las personas implicadas. A veces puede no darse una colaboración. Si estoocurre deberá informarse de ello; en caso de ser necesario, debería realizarse un cambio en el profesional oprofesionales implicados con la familia

 

Práctica basada en el Modelo Centrado en la Familia es…
Práctica basada en el Modelo Centrado en la familia no es…
Concebir a la familia como un sistema de apoyo socialCentrarse en las debilidades de los niños y sus familias para planificar un programa.
Reconocer la importancia del contexto familiar en el desarrollo del niño/aInvitar a los miembros de las familias a las reuniones para firmar formularios y que aporten información.
Creer que las familias pueden desarrollar sus fortalezas y aumentar sus sentimientos de capacidadPreguntar a los miembros de las familias por sus preocupaciones y luego no usar esa información para planificar estrategias.
Invitar a los miembros de la familia como participantes activos en cualquier proceso de planificaciónPedir a las familias que elijan entre las opciones que los profesionales consideran que son las mejores para ellas
Ser flexible en los horarios de reuniones para que cualquier miembro de la familia pueda plantear alguna preocupación concreta.Asumir que visitar a la familia en su casa garantiza una práctica bajo el Modelo Centrado en la Familia
Dar autoridad y capacitar a la familia para que pueda funcionar de manera eficaz en su entorno.Pedir a los miembros de una familia que lleven a cabo intervenciones que los profesionales han identificado como necesarias e importantes.
Guiar a la familia partiendo de sus preocupaciones.Especializarse en una o varias intervenciones concretas y ofrecérsela a todas las familias de la misma forma.
Ver video:

 

– Cambios que implica el enfoque:

  • Sobre los profesionales:

Cambio de Rol. De profesional “experto” a profesional de referencia: se caracteriza por su actitud proactiva en apoyar a los padres para que solucionen sus problemas y adquieran las capacidades necesarias para enfrentarse a ellos. Y lo hace en uncontexto de escucha activa y reflexiva.

Necesidades de formación de los profesionales:

  1. En prácticas relacionales, que hacen referencia a comportamientos que utiliza elprofesional en sus relaciones interpersonales con el cuidador principal y otros familiares: cordialidad, escucha activa, empatía, sinceridad, y la visión de los padres desdeuna perspectiva positiva.
  2. En prácticas participativas, que pretenden compartir la información con las familias y animar a tomar decisiones, y a utilizar sus capacidades y adquirir nuevas habilidades. (Extraído del artículo de García Sánchez y otros, Revista Siglo Cero).
  3. En valores: humildad como motor del conocimiento, honestidad como garantía deuna actuación ética, generosidad para impactar en la sociedad.
  4. En competencia técnica. Siempre fundamenta su práctica en la evidencia.
  • Sobre la Familia:

Cambio de Rol: pasa de observador pasivo a actor principal (el protagonista siguesiendo el niño). Tiene que adquirir la capacitación necesaria para tomar las riendasde su destino y apoyar a su hijo.

  • Formación de la familia. Capacidad de resiliencia: la familia es capaz de adquirir habilidades que le hace salirfortalecida del acontecimiento estresante que supone la discapacidad de su hijo, promoviendo un posible crecimiento personal como efecto positivo ante el nacimiento de un hijo con discapacidad. Pero sin convertir a la familiaen terapeuta; sino en familia competente.

La familia tiene diferentes ritmos de aceptación y diversos niveles de compromiso que hay que respetar y apoyar.

No es fácil encontrar la fórmula de integrar a la familia en el proceso, como tampoco cambiar el papel del profesional de “experto” a guía o tutor que facilite el desarrollo del niño haciendo competente a la familia y al propio niño.

  • Sobre el entorno natural, el centro educativo y la comunidad:

El entorno es nuestra nueva “herramienta de trabajo”. Deja de ser un escenario pasivo y se convierte en nuestrallave inglesa que ajusta los elementos clave en la vida del niño y su familia. Nuestro cincel que moldea nuevascompetencias en la familia y en el centro educativo.

El centro educativo es una comunidad. Incluye a los compañeros del niño, profesorado, profesionales, conserjes. Son 25 horas semanales de oportunidades. Hay que capacitar a estos apoyos. Al igual que la comunidad,pasa de ser un escenario a una herramienta a disposición de la familia y el profesional, una oportunidad.

“Este modelo cobra más relevancia en el primer ciclo (0-3 años), donde los educadores no cuentan con ningúnprofesional de apoyo especializado. Los educadores son agentes claves para la detección e intervención de losmenores con trastornos en su desarrollo.

Los profesionales de los Centros intentan llevar a cabo una coordinación, muy limitada y con poco impacto en lasactividades educativas del centro escolar que, en muchas ocasiones, se reduce a la entrega de los programas deintervención específicos. Estos programas, establecen normalmente objetivos que no recogen las necesidades einquietudes de los educadores ya que están totalmente descontextualizados y carentes de funcionalidad.

Este nuevo planteamiento, rompe con la visión del terapeuta como el “experto” que diseña y toma las decisionessin tener en cuenta la participación de la familia u otros profesionales vinculados con el menor. No se trata deconvertir a los educadores en terapeutas, sino aprovechar las actividades y rutinas como oportunidades de aprendizaje, sin tener que aplicar medidas de carácter extraordinario. Desde esta perspectiva facilitamos la colaboraciónde los educadores y los empoderamos, como protagonistas del proceso educativo del menor” (S. RodríguezSomodevilla).

A priori no hay un entorno natural. Los entornos se crean: familia, escuela infantil, colegio, barrio, y se vancreando nuevos entornos con el transcurrir del tiempo.