DROGADICCIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

DROGADICCIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

La adicción se puede definir como: 1) una preocupación constante del sujeto en conseguir una sustancia psicoactiva, que influye notablemente en su estilo de vida; 2) un consumo compulsivo de la sustancia a pesar de las consecuencias adversas del mismo, y 3) un patrón de recaída recurrente después de la consecución de la abstinencia o una incapacidad para dejarlo, aunque ello pueda suponer consecuencias muy negativas para la persona.

La adicción es un problema que tiende a cronificarse si no es tratado. La adicción se va desarrollando progresivamente a lo largo del tiempo a través de una serie de etapas o estadios (MacDonal, 1984):

  1. Primer estadio, experimentación/cambio del estado de ánimo. Los adolescentes suelen empezar a experimentar con las drogas a la par que ocurre el proceso de socialización con los compañeros.
  2. Segundo estadio, consumo regular/buscando el cambio del estado de ánimo, el joven pasa a realizar un consumo más regular de la sustancia o sustancias psicoactivas. Al tiempo que el organismo va desarrollando tolerancia, el joven necesita una mayor cantidad de droga para lograr “colocarse” o experimentar euforia. Las consecuencias del consumo regular incluyen ausentarse de la escuela, salir con amigos que consumen drogas, mayor labilidad emocional y un cambio en el interés con respecto a actividades que realizaba hasta entonces.
  3. Tercer estadio, consumo diario/preocupación con el cambio del estado de ánimo, la droga comienza a ser el elemento central de la vida del joven. El consumo es diario. Todas las actividades del joven comienzan a girar en torno a la sustancia. Hay un abandono significativo de actividades que realizaba con la familia, en la escuela y con otros compañeros no consumidores.
  4. Cuarto estadio, dependencia/consumirpara sentirse normal, el joven utiliza la droga para sentirse normal. El joven ha perdido totalmente el control sobre las sustancias y su vida llega a ser difícil de manejar en muchas áreas.

Epidemiología

Teorías

Flay y Petraitis (1994) y Becoña (1999) han intentado organizar la gran cantidad de teorías que se centran en la etiología del abuso de sustancias en un macromodelo comprensivo. El modelo de la influencia triádica, de Flay y Petraitis (1994), supone que conductas relacionadas con la salud, tales como el abuso de sustancias, están controladas por decisiones o intenciones en función de tres corrientes de influencia: 1) factores de ambientales-culturales que influyen en las actitudes; 2) factores sociales situacionales-contextuales que influyen en el aprendizaje social y en las creencias normativas, 3) factores intrapersonales, que influyen sobre la autoeficacia.

Debemos considerar las distintas etapas por las que pasa una persona respecto al conocimiento, contacto y consumo o no de una sustancia psicoactiva.

Evaluación

La entrevista (estructurada) debe explorar la historia de consumo de la droga por el adolescente y los síntomas de dependencia o abuso con respecto a los distintos tipos de las drogas. Incluye también niveles del funcionamiento y de los estímulos estresantes psicosociales. Debe ir acompañado por un análisis funcional, con el fin de conocer los eventos que mantienen la conducta-problema de consumo actual.

Tratamiento

Las intervenciones con enfoques cognitivo-conductuales incorporan con frecuencia el modelo de afrontamiento del estrés para el abuso de sustancias, enseñándose habilidades apropiadas para evitar el consumo de la sustancia. Los componentes del tratamiento pueden incluir autorregistros, entrenamiento en habilidades sociales (por ejemplo, resolver problemas o aumento de asertividad), regulación del estado de ánimo (por ejemplo, entrenamiento en relajación, manejo de la ira o modificación de distorsiones cognitivas) y la prevención de las recaídas. El modelo, ensayo conductual y tareas para casa son técnicas que se suelen utilizar en este tipo de tratamientos.

El tipo de tratamiento más apropiado para un adolescente depende de multitud de variables, tales como el tipo de conducta adictiva, grado de implicación, recursos personales, clase social, presencia de problemas físicos o psicológicos subyacentes.

Fases del tratamiento

Resolver un problema de drogodependencias es un proceso relativamente largo, proceso que se puede dividir en distintos momentos: 1) demanda del tratamiento; 2) valoración o evaluación; 3) desintoxicación; 4) deshabituación, y 5) seguimiento.

Fases del tratamiento

  1. Demanda del tratamiento
  • Punto clave: la motivación.
  1. Evaluación
  • Entrevista clínica.
  • Otros instrumentos (cuestionarios, autorregistros, observación, etc.).
  1. Tratamiento
  • Fase 1 (3 semanas).
  • Superar el síndrome de abstinencia.
  • Dejar de consumir la/s droga/s.
  • Normalizar el funcionamiento cotidiano.
  • Romper cualquier contacto que guarde relación con el mundo de la droga.
  • Entrenar a la familia a prevenir el consumo de drogas.
  • Fase 2 (desde el primer hasta el tercer mes de tratamiento).
  • Mantener la abstinencia inicial.
  • Plantear y fortalecer el proceso de cambio.
  • Iniciar la deshabituación psicológica.
  • Modificación del estilo de vida.
  • Fase 3 (desde el tercer mes hasta el noveno de tratamiento)
  • Continuar con la deshabituación psicológica y la modificación del estilo de vida.
  • Prevención de recaídas.
  1. Seguimiento (del noveno mes al año)
  • Seguimiento mínimo de tres meses (se recomienda un año)
  • Analizar si se consolidan los objetivos terapéuticos alcanzados durante el tratamiento.

La entrevista motivacional es una estrategia de intervención cuyo objetivo es ayudar a los pacientes a desarrollar una determinación y un compromiso con el cambio.

Aspectos clave en la entrevista motivacional

Principios generales:

  • Expresar empatía.
  • Desarrollar la discrepancia.
  • Evitar la discusión.
  • Eliminar la resistencia.
  • Apoyar la autoeficacia.

Cómo promover la motivación para el cambio:

  • Hacer preguntas abiertas.
  • Escuchar reflexivamente.
  • Reafirmación.
  • Resumir periódicamente.
  • Provocar afirmaciones automotivadoras.

Elementos fundamentales para generar la motivación para el cambio:

  • Proporcionar retroalimentación al paciente.
  • Enfatizar su responsabilidad y libertad de elección.
  • Consejo directo y claro de que necesita cambiar y cómo hacerlo.
  • Proporcionarle varias alternativas para que pueda elegir entre ellas.
  • Ser empático.
  • Aumentar la autoeficacia.

La hoja de balance sobre decisiones se utiliza para analizar los pros y los contras de su conducta adictiva. Se pide al paciente que anote sus expectativas respecto a las consecuencias inmediatas (positivas y negativas) y a largo plazo (positivas y negativas) tanto de dejar de consumir como de continuar consumiendo droga.

Anexos